Le Corbusier en un Fiat

le-corbusier-en-un-fiat.jpgTÉCNICA:

Título: Le Corbusier en un Fiat (Balillia)

Autor: ------------------------

Fecha: 1934

Técnica/material: Fotografía

Dimensiones: ---------------

Ubicación: Fábrica Fiat en Lingotto (Turín)

 

 

 

INFORMACIÓN COMPOSITIVA Y FORMAL:

 

La imagen mostrada corresponde a una fotografía tomada en 1934, y si lo relacionamos con la fecha en que se hizo podemos comprender que sea en blanco negro. Al ser una fotografía sin distorsión ninguna en cuanto a la realidad, excepto el color (o falta de él), podemos determinar que es una imagen figurativa.

Las medidas de la fotografía tomada son desconocidas, pero si podemos indicar que la longitud del vehículo que aparece es de 3 metros y 145 mm.

Lo que se muestra en ella es un Fiat 508 Balillia, el cual fue presentado en el Salón del Automóvil de Milán en 1932 por la marca FIAT (Fabrica Italiana Automobili Torino), y también aparece en esta fotografía el magnífico arquitecto francés Le Corbusier.

Al ser una fotografía permite percibir una imagen real de lo que se pretendió plasmar en ese momento de 1934, y debido a ello la perspectiva es tal cual la recibimos en la realidad. En esta imagen todos los elementos que aparecen son importantes, desde el lugar, pasando por el objeto hasta llegar al personaje que aparece puesto que aparece correctamente enmarcado todo aquello que se pretendía mostrar.

El autor de la imagen no quería mostrar contraluces marcados, simplemente quiso reflejar la luz natural del día y algo habitual como podía ser conducir un vehículo, aunque no todo el mundo tuviese acceso a ese tipo de lujo.

En el análisis de la imagen ofrecida podemos observar la sensación de movimiento por el tipo de enfoque, ya que se visualiza el vehículo desde la parte delantera, como si el vehículo viniera hacia nosotros, en vez de escoger por ejemplo un tipo de vista lateral o de perfil del vehículo. Además, nos transmite velocidad debido a su forma aerodinámica.

 

 

 

INFORMACIÓN CULTURAL Y ESTÉTICA:

 

El vehículo comentado y Le Corbusier, el cual aparece en la imagen, tienen una fuerte relación, y es por eso que esta fotografía tiene tanta importancia y trascendencia, puesto que este arquitecto hacía numerosas referencias a los automóviles, los veía como “una extensión de un nuevo mundo y un modo distinto de concebir la arquitectura”, lo concebía como la arquitectura “que él buscaba”. Una de las cosas que más le interesó de este vehículo fue su fabricación, seriada e industrializada, así pues generó un enfoque para las viviendas, en las cuales solo tenían cabida las viviendas unifamiliares, que hasta entonces tenían altos costes, y que él quiso abaratar construyendo estas a base de módulos, pensando siempre en la disposición de un estacionamiento para el vehículo. Así pues concluyó que el automóvil era uno de los mejores “inventos” de su época, el cual podía abaratar y estandarizar con los mencionados módulos y su producción industrial. Era partidario de un diseño simple, en el que no tenían cabida todo aquello que fuera mínimamente recargado e innecesario.

El arquitecto del cual hemos hablado tubo una estrecha relación con la época de la industrialización, y el automóvil fue concebido, por Le Corbusier, ya desde el principio como un avance y una parte del futuro muy importantes, y no se equivocaba…Fiat alcanzó su récord con la fabricación y venta de 110.000 ejemplares (berlina, coupé, versión militar,…).

La fotografía mostrada se tomó en una época afectada por la Primera Guerra Mundial y, tras ésta los republicanos habían tomado el poder después de un largo período de huelgas. En 1931 empezó el Biennio Reformista, el cual luchaba contra la represión y defendía al obrero. Hubo numerosos cambios como la creación de la Guardia de Asalto (republicana), la aceptación de los matrimonios civiles, los divorcios, creación de multitud de escuelas (y trabajo para docentes), incremento del presupuesto educativo, reforma agraria, reducción de la jornada a 8 horas diarias,… pero los obreros no se veían lo suficientemente recompensados, y así iniciaron movimientos revolucionarios en España que les perjudicarían más tarde. En 1933 con el triunfo electoral de la CEDA comenzó el recorte de los avances conseguidos hasta el momento, dando lugar a más movimientos revolucionarios en octubre de 1934, los cuales recibieron una dura represión por parte del gobierno de la época.

 

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: